websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > The Hangmen
 
 
 
 
 

The Hangmen

<Esta crónica ha sido extraida de la web www.riff-fanzine.com>

 

Magic (Barcelona), 24.enero.2003

El concierto de The Hangmen fue una de esas experiencias que tiene el Rock'N'Roll en su vertiente más auténtica. Estos tíos, al menos Bryan Small, llevan mucho tiempo dando vueltas, como a estas alturas todos sabréis. Pero no solo es gato viejo y ha recorrido los oscuros valles del negocio musical, también es capaz de no rendirse y tirar a su banda adelante, cruzar el Atlántico y tocar para un público muy minoritario. Y el publico somos nosotros, los que pagamos las entradas a los conciertos, los que compramos las camisetas y discos a los grupos y los que seguimos haciendo girar el mundo de la música en un plano en el que nadie se plantea vender millones de discos ni hacerse con una mansión en Beverly Hills, como el caso que nos ocupa.

El concierto fue correctísimo. A nadie se le paró el corazón de la emoción, pero sus discos y sus canciones están allí. Metallic IOU, que parece haber salido de la nada es su disco del 2000 y suena fresco, diferente a todo lo demás. Y el directo que venían presentando We've Got Blood On The Toes Of Our Boots es un buen disco en directo, con temas no presentes en su anterior trabajo y con pequeños arreglos que los acercan a la etiqueta country que se les cuelga y que en algunos casos es más que evidente.

Frente a la perfecta ejecución de su concierto sólo podemos poner algunos peros, y son los mismos de siempre: el precio de la entrada, en este caso tampoco muy exagerado viendo como está el panorama, el pésimo sonido de algunos locales de la ciudad, o el precio de la bebida. Supongo que pocos, bien sean aquellos que conocen a la banda desde hace años o a los que la conocieron una semana antes del concierto, salieron decepcionados. El directo además de suponer un lugar único para escuchar y ver una banda, es el sitio perfecto para que los músicos puedan seguir adelante con sus carreras, beneficiándose del dinero de las entradas y la venta de merchandise o objetos varios.

Y como este caso hay muchos otros, muchas bandas que pasan por los locales, con más o menos repercusión pero que están en esto porque es su vida. Hangmen son una de las últimas sorpresa que el Rock'N'Roll me ha dado, y como veis su paso por Barcelona me ha dado mucho que pensar, y no solo en el plano estrictamente musical.

Domènec Merchan -  21.03.2005

 

Be Cool (Barcelona), 16.septiembre.2007

¡Qué conciertazo señores! Casi con toda seguridad va a ser el mejor bolo de PUNK ROCK de este 2007.

La cita con The Hangmen era en la Sala Be Cool el domingo 16 de septiembre. La de Barcelona era la última fecha de su periplo español y de toda su gira europea. Como alicientes de este tour teníamos la presentación de un recomendable nuevo mini-Lp, In The City (producido por Mike Ness), y la inclusión en las filas de la banda de Tony Fate, de los Bellrays, como segundo guitarra, sustituyendo a Rane Raitsikka que está girando con Social Distortion por los USA.

Fue por tanto una decepción llegar a Be Cool sobre las 21:30 (hora de inicio prevista en la entrada) y encontrarme con cuatro gatos en la sala. Que una banda con tanto prestigio como The Hangmen tengan un poder de convocatoria tan escaso... es algo que entristece. La etiqueta de "perdedores" persigue a Bryan Small y los suyos desde sus inicios y parece que no van a poder desprenderse de ella jamás.

El mismísimo Bryan Small, alma de la banda, atendía en el puesto de merchandising a los curiosos. Los precios eran populares… ¡todo a 8 euros!. Cada fan que se gastaba su dinero en cds o en camisetas, era recompensado por Bryan con repetidos "thank you" y efusivos apretones de manos. En alguna ocasión, la gélida bajista Angelique también se ocupó del tenderete. Poco a poco fue llegando más gente, aunque al final no creo que pasáramos de los 70-80 asistentes.

El grupo local Scandal Jackson se encargó de abrir la velada con un rock de alto voltaje. A destacar su cantante, el exvocalista de The Cherry Valence instalado en Barcelona, que con su buen humor y sus ataques psicóticos, hace ganar muchos puntos al directo de una banda a la que habrá que seguir la pista. Incluso Tony Fate siguió atento en primera fila el desarrollo de su actuación.

A continuación The Hangmen demostraron que la fama que tienen de grupo grande en directo, se la han ganado. Buen sonido, nítido, guitarras altas pero que permitían escuchar perfectamente al resto de instrumentos, incluida la voz. Cojones, sudor, temas memorables… Bryan Small, el motor de The Hangmen sobre el escenario, hace que etiquetas como "punk rock", "hard rock", "rockabilly" o "country" se queden pequeñas. Tony Fate, genial a la guitarra, fue un ejemplo de entrega sobre el escenario. A los que nos hacía ilusión ver al legendario Rane (¡guitarrista de Smack!), el buen hacer del Bellray nos hizo olvidar eso rápidamente. ¡Qué derroche de energía, por dios!

El contraste con Angelique era muy fuerte, debido a su aparente frialdad sobre las tablas, aunque la bajista cumple perfectamente su función. También se hizo oír con fuerza el batería, a pesar de que el hombre estaba lesionado. Bryan comentó algo así como que el batería se había pegado con alguien en Bélgica y que tenía el brazo roto (?!)
.

El set-list estuvo basado en su ya clásico primer disco ("Last Drive", "Walking In The Woods", "Rotten Sunday", "Desperation Town") y en el acojonante "Metallic I.O.U." ("Broke, Drunk And Stoned", "Bent", "Loners, Junkies And Liquor Stores", "I Luv U", la tremenda versión del "Russian Roulette").
Del "Loteria" creo que solo sonaron "Wild Beast" y "Blood Red". De su nuevo mini-Lp, "In The City", apenas otro par de temas, "I Wanna Be Loved" y "Train". Incomprensible el hecho que no tocaran las sensacionales "Dark Eyes" y "King Of The Road", las 2 mejores canciones, de larrrgo, de su última entrega.

Concierto corto (una hora), pero de una intensidad escalofriante.

káiser -  9.10.2007