websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Redd Kross
 
 
 
 
 

Redd Kross

<Esta crónica ha sido extraida de la web www.riff-fanzine.com>

 

Apolo (Barcelona), 18.enero.2007

Habían tantas ganas de ver a esta gente en las condiciones adecuadas a priori, esto es, en una sala, que era prácticamente imposible no salir con un cierto poso de decepción. Sería injusto tener la más mínima queja sobre lo que aconteció en el escenario, sólo desde una postura de profunda amargura o supino desconocimiento de lo que es un directo de rock se puede poner pegas a lo que salía de los bafles y a lo que se veía sobre las tablas. El problema no vino por ahí. Lo que realmente nos dejó a cuadros a muchas de las almas que nos congregamos en la sala Apolo fue lo que no sonó. Y eso también forma parte de un concierto, o por lo menos forma parte de lo que se debe valorar de un concierto.

Que Redd Kross teniendo, y contando sólo con sus cuatro últimos discos, un repertorio de impresión nos dejaran con la miel en los labios de esa manera no es de recibo. Y uno se puede conformar con lo visto esa noche sólo desde la defensa irracional y apasionada, que está muy bien y es la clase de mecanismo mental que evitará muchas colas en la consulta de un psiquiatra pero las cosas como son: faltaron 20 minutos de orgasmo final para salir de la sala pensando que Redd Kross son la mejor banda del mundo (que no lo son ni lo pretenden, pero un gran directo está para lograr esa sensación siquiera unos segundos).

El contraste con lo dicho se da con lo que sí pudimos ver, claro. Y es que abrir con "Lady in the Front Row" es cosa muy seria. Ahí ya se pudo ver lo que sería una constante, sonidazo de impresión, voces en su punto y unas interpretaciones que hacían justicia a su materia prima: las canciones. Cayeron bastantes clásicos, claro, de hecho el segundo gran momento de la noche llegó pronto con "Bubblegum Factory", enseguida comprobamos como ganaba "Crazy World" en directo (es un buen tema, no de mis favoritos de Phaseshifter, pero sonó como una llamada a las armas).

Y cuando cayó "Jimmy's Fantasy" incluso parecía que la sala se venía abajo. Sonó como un auténtico himno (lo que es, por otro lado, al menos desde una perspectiva pop). Como así lució también, aunque sin llegar a ese nivel de comunión con el público, "Switchblade Sister" o "Mess Around". Cerraron con "Neurotica" y "Follow the Leader" (¡¡¡que joya de tema, por San Pancracio!!!) y tras unos bises donde lo más celebrado fue la repesca de "Mess Around" tuvieron a bien cerrar la parada.

No se puede negar que el ritmo no decayó en ningún momento, la presencia de Hecker, el guitarrista de Neurotica, provocó que se le diera cancha a algunos temas de ese disco como "What They Say" (cuya autoría corresponde al mismo Hecker) o "Frosted Flake", por poner dos ejemplos. Lo que aportó este hombre de aspecto Mortadelesco fue un toque surf a algunos guitarras además de reproducir con bastante acierto tanto sus partes de guitarra como las del tristemente fallecido Eddie Kurdziel. Asumió su rol con la naturalidad esperada aunque a algunos les acabó cargando su presencia.

Y sí, que no sonaran "Huge Wonder", "Annie's Gone" (éstas dos son obligatorias) y, a nivel personal, "Saragon" o "Vanity Mirror" pues fue una pequeña decepción que emborrona parcialmente el recuerdo de un concierto impecable en casi todas sus suertes.

Chris Peterson -  11.02.2007