websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Neil Young
 
 
 
 
 

Neil Young

Como el musulmán que debe viajar a la Meca al menos una vez en su vida, el buen rockero debería asistir a un directo de sus dioses al menos una vez también.
Ya hace muchos años que Neil Young pertenece al olimpo de los dioses de rock. Al igual que otras divinidades vivas que todos adoramos, cada nuevo disco que graba, o cada nueva gira que hace, supone una celebración. Un canto de alegría por parte del resto de mortales por tener una nueva oportunidad de contar con su presencia. La primera parte de la gira de presentación del Chrome Dreams II, ha pasado por diferentes salas del continente sin tener parada en nuestro país. Pero afortunadamente, la segunda parte, tendrá lugar por distintos festivales y el Rock in Rio de Madrid tendrá el honor de incluir en su cartel tan respetado nombre.

Pero algunos somos impacientes y nos desplazamos, en mi caso a Londres, para gozar de las casi 3 horas de concierto que está ofreciendo actualmente. En el marco del Hammersmith Apollo, un auténtico templo del rock, donde se congregaron gentes de todos los lugares y edades, seguramente es el show con una media de edad más alta que he presenciado. Se intuía que muchos de los presentes ya deberían haber presenciado conciertos de Neil Young en otras ocasiones, y mas de uno debió asistir tambien a los que ofreció en días anteriores, y es que resulta muy tentador por la particularidad de esta gira, poder ver 2 sets, el primero únicamente con Neil tocando el piano o la guitarra acústica, y otro eléctrico, tras un breve descanso, ya con su banda acompañándole.

El escenario está repleto de instrumentos y amplificadores, junto con un fondo lleno de cuadros, que son pintados por un tipo y titulados con nombres de canciones que se irán interpretando durante la parte eléctrica de la actuación. Entre tema y tema  se encargará de llevarlos a un caballete situado en un lateral del escenario, siendo así una forma original de introducir las canciones.

Pero no nos precipitemos y empecemos por el principio, la parte acústica arranca siempre con el 'From Hank to Hendrix' que es seguida por una gran ovación, que es agradecida por Neil, interpretando el 'Ambulance Blues', este arranque no representó ninguna sorpresa, porque no suele cambiar mucho las canciones del primer set, y a pesar que muchos saben que la próxima será 'Sad Movies' la emoción que uno siente al escuchar a Neil rasgar las cuerdas de su guitarra resulta indescribtible, sobretodo porque la calidad del sonido de esta sala permite distinguir perfectamente que cuerda está tocando en cada momento. Al finalizar la canción, nuestro hombre se levanta, y se dirige hacia un piano que tiene a su izquierda para tocar con un sintetizador la intro de 'A Man Needs A Maid', no será la única ocasión que hará uso del piano, ya que también tocó 'After The Gold Rush', 'Mexico' y 'Try' con él. Gente del público aprovecha los silencios que provoca la expectación general ante el personaje para solicitar sus temas favoritos. Es inútil, Neil encima del escenario  la única sugerencia que acata es la de 'haz lo que te de la gana', y termina la primera parte con dos joyas como son 'The Needle And The Damage Done' y 'Heart Of Gold', interpretadas prácticamente igual que suenan en las grabaciones originales.

Cuando uno piensa en lo que acaba de presenciar, cree que no puede mejorarse. Y entonces sale al escenario una banda dispuesta a hacer lamentar a todo el mundo tener que estar sentado en una butaca. Obviamente, resulta muy complicado no parar de moverse mientras suenan 'Dirty Old Man', 'Down By The River', 'Hey Hey, My My' o 'Powderfinger' por citar, para mi, las mas destacables esa noche.

Las presentaciones de la banda, empieza por su mujer Pegy, que había ejercido de telonera anteriormente para presentar su nuevo disco,  y continua por orden de inverso de antigüedad en la 'empresa', es decir, empieza por Anthony Crawford, sigue con el bajista Rick Rosas que fichó para 'Freedom', el teclista Ben Keith que le acompaña desde los 70's, y termina con el bateria de la Crazy Horse, Ralph Molina. Tras una larga 'No Hidden Path', termina el concierto y todo el mundo en pie reclama los bises. Esperando un 'Like a Hurricane', un 'Cortez the Killer' o 'Cinnamon Girl' pero Neil nos quiere sorprender con la instrumental 'The Sultan' un tema de los Squires, en su época adolescente, pre-Buffalo Springfield. Caprichos de los dioses...  ya que incluso hace salir a un tipo disfrazado de sultán tocando el gong, pero tras esta no hay tiempo para mas y uno sale a la calle con la sensación que esas 3 horas se han hecho cortas, y que aun te quedan muchos temas por escuchar, un buen motivo para tener que aprovechar la próxima oportunidad que surja para verle de nuevo.


Setlist:

01. From Hank To Hendrix
02. Ambulance Blues
03. Sad Movies
04. A Man Needs A Maid
05. No One Seems To Know (grand piano)
06. Harvest
07. After The Gold Rush (upright piano)
08. Mexico (grand piano)
09. Try (grand piano)
10. Old King
11. Love Art Blues
12. Don't Let It Bring You Down
13. The Needle And The Damage Done
14. Heart Of Gold

15. The Loner
16. Dirty Old Man
17. Spirit Road
18. Down By The River
19. Hey Hey, My My
20. Too Far Gone
21. Oh, Lonesome Me
22. The Believer
23. Powderfinger
24. No Hidden Path

25. The Sultan