websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Kitsch
 
 
 
 
 

Kitsch

Me pilló el boom del llamado 'rock català' en plena adolescencia, y como siempre me ha gustado la música, mis primeros conciertos, fueron en las fiestas mayores de pueblo, donde tocaban todas las bandas que gozaban de su momento de esplendor, Sau, Pets, Sopa de Cabra, Sangtraït y Lax n'busto fueron seguramente las que mas gente congregaban, y yo también en su momento lo disfruté. Actualmente la mayoría de gente, no escucha ninguno de esos grupos, y la verdad es que yo tampoco, excepto uno. Un grupo que con mas de 20 años de carrera, siempre han gozado del apoyo incondicional de sus fans, por supuesto su punto álgido fue a principios de los 90's, pero su estilo se apartaba bastante de lo que se cocía dentro de esa olla donde todo el mundo cabía solo por cantar en catalán. Son los Kitsch, un grupo de Banyoles, y es la única banda que no he dejado de escuchar desde que los descubrí, así como tampoco pierdo la oportunidad de verles en directo siempre que puedo.

Su música ha ido cambiando a lo largo de los años, se puede decir que no tienen dos discos iguales, y todos ellos me parecen imprescindibles.
Los grupos de punk rock siniestro de principios de los 80's fueron las primeras influencias que tenían Lluís Costabella y Joan Pairo, el núcleo fuerte del grupo, siendo muy evidentes en sus dos primeros trabajos, llamados simplemente I y II. Su techo de popularidad lo inmortalizaron en III, un directo en la sala Zeleste de Barcelona. Donde revisan todos sus temas hasta ese momento y terminan con una versión, 'Autosuficiencia' en homenaje a Parálisis Permanente.

La banda estaba lanzada a dar un paso mas adelante, intentando incluso una proyección mas internacional, llegaron a tocar en un festival de rock en Moscú, y a punto de ir a tocar en China, pero las cosas no salieron bien, y se tomaron un respiro, hasta conseguir rescindir el contrato con su anterior discográfica. Después de un tiempo sin dar señales de vida, reaparecieron sin su guitarra Xicu Vilanova, pero con un nuevo disco, 4 y con un nuevo sonido, mucho mas crudo, y agresivo, cogiendo a todo el mundo por sorpresa, como si ese descanso solo hubiese servido para volver con mas rabia. Las letras de sus canciones, que siempre han sido tan importantes como la música, son pura poesía, y en ese disco, títulos como 'Crisi', 'Rancor', 'Autoviolació', 'Mania', dan una idea muy clara de como se sienten. El primer concierto que presencié de ellos, fue precisamente en la gira de presentación de ese disco, y supuso una pequeña decepción ya que no tocaron ningún tema de sus anteriores discos, pero la experiencia fue satisfactoria.

Al siguiente año presentan el 5, donde vuelven a grabar, con un sonido mejor, algunos temas que ya tenían grabados en sus maquetas, anteriores a la publicación de su primer disco, junto con nuevas composiciones mucho mas relajadas comparadas con el anterior trabajo. participaron en el festival Doctor Music de 1997, donde pude por fin escuchar en directo por primera vez los temas de sus dos primeros discos, y escuchar los nuevos, y creo recordar que del 4 no tocaron nada, parecía que las aguas volvían a estar calmadas.

Y esa calma la aprovechan para grabar quizás es su disco mas experimental, incluso rompen la tradición de numerar sus trabajos, y en vez de llamarle 6, le llaman '1er curset d'iniciació al fracas', un título también muy optimista. Vuelven a sorprender, pero esta vez  por lo reposadas y suaves que suenan las nuevas composiciones. Cuentan con la colaboración en algunos temas de la voz femenina de del grupo Fang, Mariona Aupí, y destaca el hecho que han perdido al batería de toda la vida, Bep Grabuleda, y en los directos llevan la batería pre-grabada. Pude disfrutar del concierto de presentación que dieron en el teatro L'espai, de Barcelona, pero seguía teniendo pendiente poderlos disfrutar en una sala de conciertos interpretando sus temas mas enérgicos.

Parecía que nunca iba a llegar el momento, ya que hasta la publicación del siguiente álbum, pasaron 5 años, durante los que la actividad pública de la banda había sido muy poca, pero de puertas a dentro estaba renaciendo como grupo. Había incorporado a dos nuevos miembros, un guitarrista Lluis Costa, y un batería, Angel Abad. Habían compuesto nuevas canciones, modernizando su sonido, y escribiendo unos textos mas maduros, facturando el que para mi resulta uno de sus mejores trabajos. En la correspondiente gira, colmaron todas mis expectativas, y los pude ver en tres escenarios distintos, destacaría especialmente en la sala Bac Art de Roda de Ter. Habían incluso adaptado sus temas clásicos, a la sonoridad del nuevo disco, para que en concierto sonara todo uniforme, pudiendo intercalar entre los temas que presentaban los de su repertorio anterior. Usaban también bases pre-grabadas, no de batería, sino efectos de sonido aunque sin abusar de ellos.

Con este nuevo disco, parece que los medios vuelven a interesarse por ellos. Son unos supervivientes, las otras bandas que cantaban en catalán, y  triunfaban a principios de los noventa, o ya no existen o pasan por un mal momento, y las nuevas bandas, del panorama catalán, están a un nivel muy por debajo de ellos. La espera ha valido la pena. Animados por todo ello, no tardan mucho en volver al estudio a grabar nuevos temas, para el 8 que se publicará al siguiente año. En ese disco se nota que la banda está perfectamente conjuntada, y quizás es el único con cierto continuismo, ya que sigue el estilo iniciado con su predecesor. Como atestigua el DVD que sacaron el 2004, donde se puede ver como ejecutan los nuevos temas en directo.

Con motivo de la celebración de su vigésimo aniversario, auto editan un par de cds, de conciertos de antaño, para que los fans tengan otros directos a parte del mítico III, que es reeditado en DVD. Organizan también una serie de conciertos, bajo el nombre Kitsch Electrokàustic. donde revisan en clave intimista, algunos de sus temas propios y versiones de otros grupos, aprovechando la oportunidad para invitar a amigos a compartir escenario con ellos, y presentar también unos poemas musicados de Alejandra Pizarnik, este proyecto también ha sido recogido en un DVD. En Barcelona usaron el 'espai Gaudí' de la Pedrera para presentar este espectáculo, y pudimos comprobar que ellos disfrutan tanto como nosotros de la experiencia. A la espera estamos del siguiente movimiento de los Kitsch, a ver por donde nos sorprenderán esta vez...