websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Diamond Dogs
 
 
 
 
 

Diamond Dogs

<Esta crónica ha sido extraida de la web www.riff-fanzine.com>

 

Parc del Centenari (Badalona), 11.mayo.2003

Una vez más, la gente de Ràdio Ciutat de Badalona ha montado un gran concierto para las fiestas de su ciudad, y de modo gratuito. Si en anteriores años pasaron por ahí Michael Monroe o Gluecifer, en un alarde de originalidad y criterio (lo habitual en estos casos es que el ayuntamiento de turno contrate grupetes modernikis, como los que tocan en el BAM), este año el cartel lo coronaban los suecos Diamond Dogs.

Las condiciones eran, cuanto menos, distintas. Un parque de Badalona con una humedad del carajo, en un concierto gratuito (con lo que ello conlleva a nivel de público) precedido por grupos dispares, en un domingo y a las doce y media de la noche (aún gracias a la espantada de Tokio Sex Destruction, que debían tocar antes).

Pero nada de eso importó a los perros, ni a sus incondicionales que allí se dieron cita, no lo neguemos, un público ganado de antemano.

Seis Diamond Dogs, de los ocho que hay en plantilla, se presentaron en Badalona, con un invitado a la batería, pero con Sulo, Stevie Klassen, Bobba Lee Fett y compañía presentes y dispuestos a rockear. Menciónespecial a Henrik Widén, un Mister Propper del Honky Tonk que sentado en una silla propia del salón de mi abuela y con el teclado sobre sus rodillas (en un ejemplo de cutrez galopante) supo imprimir un sello muy especial a la música de la banda, y todo eso con una expresión facial como si la cosa no fuera con él.

En un concierto que fue de menos a más, demostraron que son perros viejos (perdonen la obviedad de la expresión), y que tienen el culo pelado de patearse escenarios, desplegando su saber hacer en directo, a base de unos músicos más que competentes y una actitud entregada, disfrutando de su música, y dándole al respetable lo que pide, rock and roll, con actitud y buenas canciones. Y el espíritu de los Faces, los Stones y el Glam Rock planeó sobre una noche en la que desgranaron lo mejor de su repertorio, a saber, Anywhere Tonight, All Strung Out, Every Little Crack, o Mighty Mountain High.

Sulo demostró ser un buen frontman, de maneras histriónicas (algo parecido al Chris Robinson más joven), pero con gran voz, que interactuaba constantemente con el alma mater de la banda, el guitarrista Stevie Klassen, grande con la slide, a los coros, cantando un tema, con un cierto complejo de Keith Richards, pero cuajando una muy buena actuación. El resto de la banda, no desmereció, si bien eran los mencionados los que acaparaban el protagonismo.

Hacia el final del show, cayeron su clásica versión de NY Dolls (muy coreada Pills) y una sorpresa en forma del clásico stoniano Dead Flowers, en justo reconocimiento a su mayor influencia.

En definitiva, casi dos horas de rock clásico, con pocas pretensiones y muy buenos resultados, que demuestran la buena forma en la que se encuentran los Diamond Dogs, uno de los grupos más fiables de la escena actual.

Gobo -  23.03.2005

 

Razzmatazz 2 (Barcelona), 17.junio.2004

La gira de presentación del Azkena nos traía este año a Atom Rhumba y a Diamond Dogs (el año pasado fueron The Hentchmen, The Paybacks y los Detroit Cobras). Atom Rhumba cumplieron sobradamente con su función de teloneros presentando su último disco Backbone Ritmo, aún no había oído nunca a los bilbaínos pero la primera impresión fué muy buena. Rock con toques funky y unas melodías de difícil descipción pero que te hacen mover sin darte cuenta (eso sí, sin pasarse, que esto es Barcelona). Los Rhumba estuvieron encima de las tablas casi una hora, bastante para un grupo telonero, mostrando muy buenas maneras. Según he oído ése no fué uno de sus mejores conciertos, pues si eso es cierto intentaré no perdérmelos cuando vengan como cabeza de cartel porque en un "buen día" deben ser la pera.

Poco mas tarde de las diez, los suecos empezaban su turno con el tema Lift It Up de su último álbum, Black River Road, ante un Razzmatazz 2 medio lleno. Servidor era la primera vez que los veía en directo y salió muy satisfecho aunque faltasen miembros clásicos de la banda, no sé como serían antes en directo, pero no tengo nada a reprochar a los nuevos miembros. Hasta el look a lo Clark Gable del bajista Johansson mola. La música de los Diamond Dogs, con claras influencias de los Rolling Stones y los Faces, es realmente refrescante en los tiempos que corren, el mismo hecho que su música deba tanto a los grupos citados los convierte en un grupo muy especial ya que hoy en día son practicamente el único grupo que crea este tipo de música con un nivel tan alto y alejándose completamente del concepto de grupo de versiones.

Durante aproximadamente una hora y poco los Diamond Dogs interpretaron canciones no sólo de su último álbum si no también del resto de su discografía con buena recepción por parte del público. Sulo demostró ser un gran frontman y líder indiscutible de la banda calentando al personal pidiendo palmas y coros en algunos temas. Mientras el bajista Johan Johanson y el guitarrista Robert Dahlqvist parecían mantener una competición de poses rockeras (con victoria del hellacopter, que ya está acostumbrado).

Se despidieron después de dos bises, con presentación de miembros incluida, con lo que se dió por finalizado un concierto demasiado corto desde mi punto de vista ya que creo que tienen repertorio de sobra, lo que no quita que fuera un buen concierto pero que me dejó con ganas de más. Puede que la propuesta de los Dogs tenga poco de original, pero ¡a quien demonios le importa con esa colección de canciones!

Kilgore -  23.03.2005