websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Black Label Society
 
 
 
 
 

Black Label Society

<Esta crónica ha sido extraida de la web www.riff-fanzine.com>

 

Bikini (Barcelona), 27.mayo.2005

Por primera vez tras 6 años de carrera, Zakk Wylde y sus Black Label Society venían a tocar a España. La expectación por ver al rubio as de las seis cuerdas junto a su potente banda de metal era considerable. Recordemos que ha sido el guitarrista de Ozzy Osbourne los últimos 18 años... Y eso también tiene mucho tirón.

El alto precio de la entrada no impidió que BLS saltaran al escenario con la sala llena. Empezaron creando atmosfera con las luces apagadas, acoples... para de repente atacarnos con el furioso riff de Stoned And Drunk, canción de su disco The Blessed Hellride con la cual la gente demostró que estaba entregada desde el inicio y con ganas de pasarlo bien. ¡Joder! Zakk Wylde delante de nuestras caras, no era para menos. Lástima que la voz apenas se oía. Probablemente haya sido el concierto con peor sonido de cuantos he asistido en Bikini. Lamentablemente al terminar la segunda canción la cosa empezó a bajar. Ya antes de empezar el tercer tema Zakk se colgó con un solo de 3 minutos que al ser el primero la gente aceptó encantada.

El problema fue que esto se fue repitiendo con lo cual el amigo Zakkarias nos obsequió con unos 4 solos interminables que no hacian más que cortar el ritmo del concierto. A parte la canción-solo que se marcaron en (creo) homenaje a Dimebag Darrell, se alargó hasta los 7 minutos aproximadamente e hizo imposible ya cualquier opción de que el concierto tómase el camino correcto. Esto junto al rollo de hermandad que llevaba la banda dándose besos y abrazos todo el rato y diciendo cuanto se querían pareció cargar bastante al público. Además a Zakk se le fue la castaña por completo soltando varios discursos sobre la família, Dios, etc. Eso sí, siempre brindando con una cerveza en la mano por nosotros, su "Barcelona family".

Hacia mitad de concierto un "segurata" quería sacar de la sala a un chaval de las primeras filas bastante exaltado pero sin crear ningún tipo de problemas. El hombre ya le estaba agarrando del brazo cuando notó unos golpecitos en la espalda. Al girarse y ver al bestia de Zakk diciéndole que le dejara en paz el tipo se olvidó del tema rapidamente y Zakk se ganó una entusiasta ovación de aprobación por parte del respetable.
Personalmente me pareció impresentable y rídiculo que sacaran a ese impersonator de Phil Anselmo para hacer coros en dos temas, ya que se quedó deambulando por el escenario sin ninguna gracia unas cuatro canciones y tan solo se limitaba a dar de beber a la banda y gritar "Black Label Society Motherfuckers!". Patético y totalmente prescindible.

Cuando arrancaron con el riff de "Iron Man" la gente empezó a corear el riff con entusiasmo pero para decepción de toda la sala solo duró unos segundos y BLS prefirieron centrar su set en temas propios. Nada de sabbath, nada de Ozzy y nada de Pride & Glory que, teniendo en cuenta que al bajo estaba James LoMenzo (¡el doble de Derek Smalls!) parecía probable, ya que el fue quien grabó el magnífico disco de P&G. Basaron el repertorio en temas de sus dos LPs The Blessed Hellride y Mafia olvidándose por completo de su primer y mejor disco Sonic Brew.

Cayeron: Suffering Overdue, Sucide Messiah, In This River (sin piano y a base de guitarras), la sabbathiana Been A Long Time (de lo mejor de su repertorio) para terminar con Fire It Up y Stillborn. Sin duda alguna buenos temas, pero no suficientes para contentar a la audiencia que, ok. Asistimos a un concierto de generosa hora y media larga. El problema es que media hora fue de solos y parrafadas innecesarias. Si se hubieran centrado en tocar canciones y se hubieran olvidado de tanto solo el resultado hubiera sido mucho más positivo. Quedó claro que ese no era el dia de BLS. Una lástima, esperemos que vuelvan más centrados la próxima vez.

Mención aparte para el merchandising. Camisetas a 40 euros, gorros a 30... ¡Menudo robo! Mucha gente se fue a su casa sin "souvenir" por culpa de los precios excesivos.

Marc Somebodie -  7.06.2005