websitetemplate.org
 
Introducción > Artículos > Música > Bauhaus
 
 
 
 
 

Bauhaus

<Esta crónica ha sido extraida de la web www.riff-fanzine.com>

 

Razzmatazz 1 (Barcelona), 15.febrero.2006

Tanto hoy como hace 25 años el telón y las tablas son el mejor vehículo para profundizar en una propuesta críptica y difícil como la de Bauhaus. Una vanguardia que permanece activa y que, gracias las nuevas tecnologías de sonido, no se limita a la habitual cosecha de temas añejos sino que se reinserta en el presente con una vigencia total.

No vamos a desorientar al lector, la realidad actual dista considerablemente del albor de los 80 y nuestros profesionales y expertos músicos son, más o menos, aquellos cuatro punks pioneros del rock gótico. Así que el primer aplauso se lo debemos justamente por realizar una adaptación inteligente de su directo hacía una proposición que, si bien ha perdido en nihilismo y osadía macabra, se ha centrado en el alegato artístico donde se teje con ingenio teatro dramático, desarrollo plástico y poderoso rock .

Sin el extravagante maquillaje ni violencia tangible, el cuarteto se apodera de un mundo de terciopelo negro y sangrantes rosas para catalizar el miedo y alentar la la pesadilla confiando el liderazgo, como no, al genial Peter Murphy, consagrado actor de método y doctorado en expresión corporal:el hechicero encolerizado, arrogante, crucificado, hostigador y siempre incisivo.

Existe una morbosa autoridad en este Murphy maduro, una composición de inquietante presencia e histrionismo le realza como un cincuentón que emana peligro por los cuatro costados. Transfigurado como un demonio del arte, ya no tan contracultutal, habita en el espectacular juego de luces y sombras que enuncia el ideario del grupo desde sus inicios, convirtiendo el escenario en puro expresionismo alemán que podría llevar la firma del mismísimo Murnau.

Tras una primera hora de contundente carga espectral, los músicos aguardaron al epílogo para gratificar con las dos exigidas versiones que caracterizan a Bauhaus. En beneficio de la histeria colectiva llegaba "Telegram Sam" de T-Rex, pero especialmente "Ziggy Stardust" de Bowie con Peter pletórico enfundado en terciopelo rojo. Y que me perdone mi adorado duque blanco, pero Bauhaus le ha quitado de las manos un tema que adquiere una dimensión tenebrosa y aplastante en su trazado.

Pero no olvidemos el detalle, el buen recuerdo para guardar sería el deseado tributo nostálgico. "Bela Lugosi's Dead" nos despedía con la transmutación del vampiro que Murphy talló a fuego en la historia de Bauhaus - ¿recuerdan el filme The Hunger?- manipulando el tenebrismo con pesados ropajes y un espartano foco logró nuevamente el impacto en los presentes. Cierto que por ser esperado y previsible tenía su aliño grotesco, cosa de la que gustan unos protagonistas que nunca se evadieron del disfrute satírico.

Thanatos -  21.02.2006